miércoles, 25 de agosto de 2010

La terapia de afeitarse

Siendo fiel a mi nuevo -y no necesariamente sano- hábito de publicar todo lo que pasa por mi mente -casi- sin filtros, a continuación les dejo un compilado de frases que se me vinieron a la cabeza durante los veinte minutos que duró mi última afeitada:

"No tendría que haber esperado dos semanas para volver a afeitarme."
"¿Será físicamente posible afeitarse sin cortarse?"
"Los hombres también pagamos con sangre."
"¿Dónde escondería todos estos granos si no tuviera flequillo?"
"¿Y cómo disimularía esta nariz si fuese pelado?"
"¿Y si me pelo?"
"Ay, mierda. Me corté."
"¿Me afeito todo o me dejo el bigote?"
"¡Qué diferente sabe el agua cuando está caliente que cuando está fría!"
"Tengo que acordarme de escribir todos estos pensamientos en el Facebook."
"Ah, no. Hoy ya publiqué en Facebook algo. Mejor en el blog."
"Pero no lo leé nadie... Bueno, lo escribo en el blog y después lo publico en Facebook."
"Puta. Me corté otra vez."

3 comentarios:

elamorentiempos2.0 dijo...

Jajajaja! Sólo voy a decir:"¡No al bigote!"

Donde No Estás dijo...

Bigote Rulz!


R

Z e t a . dijo...

no no, el bigote no siempre queda bien :P