miércoles, 3 de agosto de 2011

Reporte nocturno 03/08/2011

En mi última hora de vida se me apagó tres veces la computadora, rompí una botella de cristal y volqué whisky en gran parte de la cocina, llené de pequeños trozos de vidrio el plato del perro, tiré detergente al suelo y casi me quedo electrocutado.

Es hora de que Manitos de Manteca se vaya a dormir.

2 comentarios:

Sr. Nono dijo...

Quizás la clave de todo eso esté en el whisky.

Jonatan dijo...

Lo que me obliga a aclarar el panorama y caer aún más bajo: no bebí ni una gota.