sábado, 24 de septiembre de 2011

Facundo IV

En su "Psicología de las masas y análisis del yo", Sigmund Freud dedica un apartado al enamoramiento. Cito un fragmento:

"...en el apasionado amor adolescente, el Yo se hace cada vez menos exigente y más modesto, y en cambio, el objeto (amado) deviene cada vez más magnífico y precioso, hasta apoderarse de todo el amor que el Yo sentía por sí mismo, proceso que lleva naturalmente, al sacrificio voluntario y completo del Yo. Puede decirse que el objeto ha devorado al Yo. En todo enamoramiento, hallamos rasgos de humildad, una limitación del narcisismo y la tendencia a la propia minoración, rasgos que se nos muestran intensificados en los casos extremos, hasta dominar sin competencia alguna al cuadro entero, por la desaparición de las exigencias sensuales."

La respuesta a un gran bache en el guión.

No hay comentarios: