domingo, 25 de septiembre de 2011

Mirar desde abajo

Cambiar ocasionalmente el punto de vista tiene un encanto especial.

1. Recostado en el asiento trasero del auto de mi abuelo Ari, el sábado 24 de septiembre. Volviendo desde Belgrano.
2. El mejor momento lumínico del día en mi habitación, a las 18.00 hs, desde el punto de vista de mi cama.

No hay comentarios: