jueves, 29 de septiembre de 2011

Un mensaje erróneo

Ella se desató el pelo justo antes de bajarse del colectivo. Detrás de ese gesto tiene que haber habido un mensaje oculto. No me miró. Por un instante barajé la posibilidad de que estuviera tratando de llamar mi atención. La mía solamente. Pero no. Se bajó y ni se dio vuelta para mirarme. Alguien la esperaba allá afuera. Seguramente alguien a quien ella querría seducir con su pelo dorado al aire y ese perfume claramente reservado para ocasiones especiales.

No hay comentarios: