lunes, 26 de diciembre de 2011

Caída libre a la imaginación

¿Y qué pasa si algún día el mundo se da vuelta y nos caemos todos al cielo?



jueves, 15 de diciembre de 2011

Michel

¡Pobrecito él! Tan pequeño su mundo y tan inmensa la cruz con la que carga.

Michel perdió las riendas de su vida en el preciso momento en el que Freddie -quien, ciertamente, supo ser su propio Frankenstein- se adueñó de su identidad.

¡Qué paradoja su obsesión con la muerte! Michel es pura inocencia.
Michel se arrancaría los ojos como lo hizo el mismísimo Edipo si supiera la desdicha que a él mismo se ha causado.

¿Culpable? ¿De qué? ¿Qué crimen ha cometido?
No, Michel no es responsable de sus actos. Lo marca un destino trágico.
Y su condena es seguir fingiendo ser quien nunca fue.

Michel.