jueves, 4 de abril de 2013

Solos

¡Qué solos que estamos!

Y cuando nos declaro en soledad, invito a una reflexión más profunda que la del estado civil de cada uno de nosotros, o la cantidad de amigos que nos rodean. No. Solos en serio. Individuos únicos e irrepetibles. Incapaces de ser otros. Somos muchos, estamos todos juntos pero intensamente solos.

¿Hizo alguna vez usted el experimento de tratar de transmitirle a un(a) otro/a todo lo vivido a lo largo de un día? Imaginemos tal hazaña. Desde que nos levantamos al comienzo del día hasta el momento en que conciliamos el sueño -quizás, incluso, también durante el mismo-, experimentamos miles de estímulos y sensaciones. Hilamos un sinfín de pensamientos y transitamos una incontable cantidad de acontecimientos.

Probablemente, si nos lo propusiéramos, tendríamos que tomarnos un día entero para escribirlos, uno por uno, en detalle. Pero dicha empresa sería ridícula, pues, incluso durante su proceso, seguiríamos sintiendo, pensando y viviendo. No se puede dejar de ser humano aunque así nos lo propusiéramos.

Tomémonos la licencia de creerlo posible. Después de algunas largas jornadas de ardua escritura(1), estaríamos en condiciones de leerle nuestro informe a un(a) interlocutor/a X. Podríamos hacer uso de cuanto recurso paralingüístico tuviéramos a nuestro alcance para que nuestro discurso sea lo más preciso posible.

De cualquier forma, mi querido/a lector(a), nuestros intentos serían vanos. Nada de lo que pudiéramos contarle a un(a) otro/a se asemejaría siquiera, a lo experimentado en carne propia. Por lo que se llega a la conclusión de que nuestras vivencias son intransferibles. Nuestro/a interlocutor(a), por más voluntarioso/a que fuera, jamás podría dejar de ser él/ella mismo/a para ser, sentir, pensar o vivir como nosotros.

El fracaso de tan descabellado experimento es simplemente una de las tantas aristas que componen el estado de soledad que acabo de introduciros. Será que tendremos que empezar a concientizar tal condición de nuestra naturaleza humana para perderle el miedo y aceptar, finalmente, que nacimos, vivimos y moriremos completamente solos.

__________________________________________________________
(1) Hablo de "escritura" a modo de ejemplo. Es usted libre de elegir cualquier otro medio de expresión para llevar a cabo el experimento.

No hay comentarios: