domingo, 30 de junio de 2013

Un texto recuperado

En la profundidad de sus ojos color marino me arriesgaría a investigar los recovecos más incógnitos de su espíritu.

De sus labios sólo nacen palabras inconexas. Palabras endulzadas por el carisma de su voz. Interrumpir su discurso es casi un sacrilegio.


Musa inspiradora de poemas que nunca fueron escritos.

No hay comentarios: