sábado, 27 de julio de 2013

Sos la primavera

Te regalo todas las hojas secas para que te acuestes sobre ellas, apiladas, aunadas, discretas, calladas. A la espera. Suaves, pasivas.

Te las regalo para que las arrojes al aire y bailes mientras caen despacio, lentas, laxas, distraídas, distendidas, relajadas, dormidas. Una lluvia seca de llamas apagadas que forma charcos de otoño alrededor de tu ofrenda etérea, hipnótica, divina, celestial.

Sos la primavera.

No hay comentarios: